Culpable

Escultura que ilustra al cuento “AMORES QUE MATAN” de Julia Rossi, escritora cordobesa

-¡Soy inocente!- gritó la rea en el banquillo de los acusados.

El juez con los anteojos en la punta de la nariz clavó sus ojos de águila en la mujer y sin pestañear bajó el martillo.

-¡Culpable!

-Pero, su Señoría (así, debía dirigirse el hombre del martillo), fue un descontrolado arrebato de pasión.

-¡Culpable!

-Empecé besándolo suave… muy suave.

-¡Culpable!

-Nacieron inesperadamente en mí instintos desconocidos, de a poco mis besos fueron mas intensos.

-¡Culpable!

-Después, empecé a succionarlo, su savia, sus pelos, sus carnes, sus muelas, entraban por mi boca como una cascada.

-¡Culpable!

-Me detuve recién asustada, muy asustada, cuando una uña de sus pies se clavó en la garganta.

Su Señoría, comprenda mi desesperación, yo lo amaba.

Cuando lo vomité, ya era tarde.

acrílico 100x50x130cm 1996

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *